martes, 30 de agosto de 2016

Trucos para ahorrar en la vuelta al cole



Estamos en plena cuenta atrás para que la vuelta al cole sea un hecho. Toca sacar la tarjeta de crédito de paseo para hacer frente a los numerosos gastos que supone que los niños comiencen las clases. Pero hay alternativas para poder ahorrar algunos euros aquí y allá. Os cuento algunas ideas que yo misma he puesto en práctica y con las que os aseguro se pueden recortar gastos:

  1. Donación de libros. Consulta en tu colegio o en el Ampa sobre si disponen de ese servicio y solicítalo. Puede que no consigas todos los libros pero será una buena ayuda. 
  2. Si tienes libros del curso pasado que no sean fungibles puedes intentar venderlos. Os recomiendo Wallapop, una app para móvil de compra venta de diferentes artículos. Puedes encontrar de todo y tratas directamente con la persona que compra o vende. Si pones los libros a la mitad de precio que los compraste conseguirás un buen depósito para cubrir gastos este principio de curso. 
  3. Intercambia libros o material con otras familias. Siempre hay libros de texto, de lectura, cuadernillos u otros materiales que puede que no usen tus hijos, o los hijos del vecino. Habla con las mamás y papás del cole. 
  4. Echa un vistazo a la compra online de los libros de texto, concretamente en Amazon. Tu bolsillo se llevará una buena alegría, hay una ligera diferencia de precio. 
  5. En cuanto a la ropa para el curso, no te obsesiones con comprar para todo el año. Los niños crecen muy rápido e igual lo que hoy le valga o incluso le quede holgado, puede que en tres meses se quede demasiado pequeño. Compra lo justo.
  6. La ropa heredada es otra buena manera de ahorrar. Si hay hermanos mayores es fácil, sino seguro que tienes amigos o familiares que pueden darte ropa en buen estado. No descartes esta opción. 
  7. Aún hay rebajas en algunos comercios, encontrarás algunas gangas. Aprovecha estos últimos días.
  8. Busca outlets de moda infantil y calzado. Muchas tiendas tienen días especiales con descuentos, hay centros comerciales que disponen de outlets interesantes con ropa de calidad.
  9. No descartes buscar en Wallapop otras cosas aparte de libros, no te puedes imaginar la de cosas que la gente pone a la venta, por buenos precios y excelente estado.

Además de que nuestro bolsillo no se quedará tiritando, es una buena manera de enseñar a tus hijos que hay que gastar de modo responsable. El intercambio, la donación, la compra de segunda mano, son opciones interesantes que deben aprender para valorar aún más lo que tienen.

¿Vosotros tenéis trucos para ahorrar este mes de septiembre? 

jueves, 7 de julio de 2016

Golpes y traumatismos varios, los padres nunca estamos tranquilos


Imagen Bocas Vitis

Cuando tu hijo es pequeño siempre piensas que a medida que se haga mayor se irá pasando el miedo, ese miedo que las madres tenemos cuando se caen, cuando sufren algún pequeño accidente, cuando sangran. Pero los niños crecen y aunque se vuelven más autónomos, más independientes, incluso más seguros, el riesgo de un pequeño accidente sigue ahí. Y es que los padres nunca podemos estar tranquilos del todo.

Cuando Rayo era más pequeño ahí estaba yo, a su lado, cuando se subía al togobán, cuando correteaba con los amigos, cuando iba con la motillo aquella de ruedas anchas. Siempre vigilando, siempre atenta y aún así era inevitable que se cayera. Ahora ya no puedo estar tan cerca claro, él es mayor, ya no quiere y por supuesto no le hace falta, pero el riesgo continua y no, nunca puedes estar tranquila del todo.

Os cuento el último susto que nos ha dado el figura, hace unos días. Pincha aquí para seguir leyendo.

viernes, 24 de junio de 2016

La copa menstrual, una opción más pero no es el invento del siglo

Imagen de cmujer.com.mx

La copa menstrual, el gran invento femenino de los últimos tiempos por lo visto. Hace ya algunos años que oímos hablar de ellas y muchas mujeres se han apuntado a esta tendencia, algo que me parece fenomenal. Para nuestra higiene menstrual hay un abanico de productos, cada uno con sus ventajas e inconvenientes, entre los que elegir. La copa es uno de ellos, y yo misma he facilitado información sobre diferentes modelos de copas, pero me resulta curioso que se relacione su uso con la liberación femenina. Producto de higiene indicado para la menstruación, punto final. Así al menos lo veo yo. Hace un par de años no eran tan conocidas como ahora y siempre he dicho que es bueno saber alternativas y estar al tanto de las novedades.

Se dice que otro tipo de productos pretenden esconder algo tan natural como la regla, que si la publi, que si los eslóganes cursis, ..... Puede ser, pero ¿acaso las copas menstruales no se presentan en atractivos colores?, ¿o con bolsitas de transporte monísimas? Creo que debemos ir a la esencia del asunto y dejarnos de tanto discurso victorioso. No soy más mujer o más libre o más nada por usar una copa menstrual en lugar de un tampón o una compresa o una esponja menstrual. Cada mujer deberá elegir según sus circunstancias personales.

Además, ¿qué pasa si a ti no te va bien? Pues al carajo la historia de la liberación, ¡madre del amor hermoso! Y así sucede, la copa menstrual no le va bien a todo el mundo, ni la pueden usar todas la mujeres. Tiene muchas ventajas pero como cualquier producto también tiene inconvenientes. Yo he encontrado estos:

  • Introducirla no es tan fácil como parece, hay que plegarla y adaptarla. Seguro que casi todas sois muy mañosas, yo no. No he encontrado la forma de arrugarla correctamente e introducirla en la vagina. Y he probado un par de modelos diferentes.
  • Dicen que una vez puesta no la notas, no ha sido mi caso, yo sí la he notado. No ha sido problema de talla, me ha resultado áspera e incómoda.
  • Mantenerla en su sitio puede ser realmente complicado. Si tenéis un suelo pélvico castigado, como es mi caso, puedes encontrar más problemas para que la copa se quede quietecita en su sitio. 
  • Al ser silicona puede rozarte al introducirla o sacarla. A mi me roza, disculpad que lo diga así pero roza. 
  • Los primeros días de regla se puede introducir bien pero según se va acabando debes tener cuidado pues la falta de lubricación puede ser delicado.
  • A la hora de sacarla también podéis encontrar problemas. Viene con una especie de rabito que casi siempre acabarás recortando porque es molesto, pero aunque lo conserves no se puede tirar así como así pues la copa, si la has colocado correctamente hace vacío. Lo menos malo que te puede pasar es mancharte de arriba a abajo. 
  • No es compatible con baños públicos, teniendo en cuenta que no todos tienen un aseo con lavabo. Por no decir que a mi me parece una asquerosidad lavar algo tan íntimo en un lavabo público.... En tu casa, con tu lavabo al ladito, todo es muy higiénico. Pero las mujeres trabajamos, salimos y utilizamos baños fuera de casa. Ni de casualidad se me ocurre lavar una de estas copas por ahí.
Lo sé, os he leído a muchas, sé que os encanta y que sólo veis ventajas en el uso de la copa menstrual. Pero esta ha sido mi experiencia y en base a ella os dejo mi opinión. La copa menstrual no es la panacea y aunque te vaya fenomenal con ella sólo es una opción más de higiene femenina. 




martes, 21 de junio de 2016

Lo llaman conciliación cuando quieren decir mata padres

Imagen Pixabay


Cuando tienes un hijo y se acaba tu permiso por maternidad es cuando comienzas a conocer tu nueva realidad. Es en ese momento cuando te das cuenta de lo que significa realmente conciliar

Ahora que las madres estamos muy pesadas con el tema en redes sociales seguro que ya habías oído algo antes, pero no es hasta que regresas al trabajo y dejas en casa -con los abuelos, con una cuidadora o en la guarde- a tu bebé, cuando empiezas a enterarte de la película de la conciliación.

No sé en qué género podríamos englobar este filme: terror, acción, drama…. A veces creo que hasta podría ser una comedia. Las familias temblamos cada vez que se inicia el curso escolar; seguimos temblando cuando llegan los días libres de Navidad o Pascua; empezamos a sacar calendario y calculadora cuando llegan las de verano. Y es que no es fácil trabajar y tener hijos en un país donde los horarios y permisos son totalmente ajenos a los calendarios escolares de nuestros hijos.

Será por eso que me chocó tanto la noticia que se podía leer hace unos días en la prensa sobre el nuevo calendario escolar que Cantabria quiere estrenar para el próximo curso. Se les ha ocurrido dar una semana de vacaciones a los escolares cada dos meses de clase, de tal manera que en noviembre, febrero y abril tendrán unos días libres extra. Ante el rechazo inicial de las familias la Consejería de Educación ha aclarado que los días lectivos seguirán siendo los mismos pero que están pensando en el alumno ya que estos descansos favorecen su aprendizaje.

¿Qué bonito verdad? Pensando en los alumnos, las criaturicas que se agotan a la primera de cambio y necesitan unas semanitas sabáticas para desconectar. Pero claro, ¿nos dan a los padres esas semanitas ricas de desconexión para poder atender a los chiquitines? Pues sintiéndolo mucho damas y caballeros, tendrán que seguir trabajando mientras sus hijos disfrutan del descanso escolar. Y ahora viene el gran problema, ¿quién se hará cargo de los menores? Aquellas familias que ‘se puedan apañar’ tirarán de recursos tipo ‘me cojo algún día libre’, ‘simulo estar enfermo’, ‘le dejo con los abuelos’. ¿Y el resto? Pues para el resto se está pensando hacer actividades en los propios centros para ayudar a los padres a conciliar.

¿¿¿Perdón??? Esperen, esperen, primero nos habían contado que estos días libres era por el bien de los niños, para que descansen y eso repercuta positivamente en su rendimiento (algo que no pongo en duda, desde luego). Y luego resulta que, como no tenemos donde dejarlos, volverán al cole. Pues menudo descanso se van a llevar si tienen que seguir haciendo casi lo mismo de todos los días, madrugón incluido, ¿no?

Está claro que queremos tomar medidas para las que esta sociedad no está preparada. La conciliación laboral es uno de los principales problemas con los que las familias nos encontramos cuando decidimos tener hijos. Es tan grave que incluso puede llegar a limitar el número de hijos. Dependerá del trabajo de cada uno, de los horarios, de las posibilidades de elegir o cambiar, pero la realidad es que todos, aunque tengamos facilidades, sufrimos día a día la escasa conciliación que la sociedad nos ofrece.

Argumentan que salvo una semana, el resto de días son los mismos, solo que agrupados. Pero para una madre o un padre, no es lo mismo. Estaréis de acuerdo conmigo en que no es igual coger un día aislado y apañarlo como se pueda que tener una semana por delante para organizar a los chiquillos.

Queridas mentes pensantes que están al frente de organismos decisivos, por favor no piensen más porque nos hacen polvo cada vez que sacan alguna neurona a pasear. Ojo, no dudo de los beneficios de una semana libre cada cierto tiempo para los alumnos. Estoy convencida de que podemos sacar muchas cosas positivas, pero dado que tenemos una falta de conciliación escandalosa y que la medida para ayudar a muchas familias sería que los niños pasaran esas semanas en el colegio, ¿no sería mejor dejar las cosas como están?

Tengan en cuenta para la próxima vez que la vida de los niños está necesariamente ligada a la de los padres y, con suerte, éstos tienen trabajos que atender. Si días libres significa, por ejemplo, teletrabajo ¡aceptamos! Somos un triángulo: alumnos, padres, centros educativos, todos tendremos algo que decir. Quizá esto no se les había ocurrido. ¿O sí?

¿Qué piensas tú? ¿Cómo te apañarías si de repente dieran una semana de vacaciones a tus hijos en el mes de noviembre?


viernes, 27 de mayo de 2016

Vacaciones y planes de verano

Imagen de http://www.turismorural.com.es/
No sé si os pasará a vosotros pero cuando acabo de organizar las vacaciones de verano siento un cosquilleo en el estómago, mezcla de emoción y nerviosismo. Y si la escapada es a lugares que adoras, las cosquillas son mayores.

Acabo de ultimar los flecos que me quedaban para pasar, o al menos intentarlo, unas semanas estupendas. En casa somos tres y es importante tener en cuenta la opinión de todos, incluído Rayo por supuesto. Hay cosas que todos tenemos claras: queremos playa aunque nunca descartamos la montaña, necesitamos tranquilidad, evitar lugares con mucha gente. A todos nos gusta el norte pero seguramente a mi mucho más, pues estoy dispuesta a sacrificar días interminables de playa y calor por jornadas de lluvia, menos temperatura, algo de montaña y mucho verde. Así que hemos decidido hacer un recorrido de arriba a abajo literalmente. De norte a sur, unos cuántos kilómetros vamos a recorrer pero tan a gusto. Siempre lo digo, los viajes también forman parte de las vacaciones y hay que vivirlos con tranquilidad y buen humor.

Y aunque esas semanas en el sur, disfrutando de la playa, el buen pescado, escapadas a Portugal y el descanso, sé que me van a saber a gloria, no he podido evitar emocionarme cuando cerré la reserva de mi casita en Cantabria. Un lugar que ya conozco, repetimos porque me sentí como en casa y el cuerpo me pide volver. Sólo hablar de ello me trae su olor, el sonido de los cencerros a lo lejos, el mar rompiendo en el acantilado. No sé si vosotros pensáis mucho en el futuro, a mi a veces me da por imaginarme dentro de unos cuantos años, y me imagino allí, rodeada de esa paz que irradia aquella tierra. En una casa modesta, sin pretensiones, con mis animales, disfrutando del olor de la hierba mojada. Soñar es gratis y por ahora esto es sólo un sueño, ni tan siquiera un proyecto. Pero quien sabe .... De momento sonrío pensando en los días que disfrutaré allí con mi familia.

¿Y vosotros? ¿Habéis organizado ya las vacaciones de verano? ¿Cuál será vuestro destino?

viernes, 20 de mayo de 2016

Un compañero silencioso llamado estrés

Imagen Bocas Vitis


Hace algunas semanas os confesaba que me sentía estresada, un poco sobrepasada por esa rutina diaria que a veces tanto cuesta. La verdad es que llevaba tiempo recibiendo señales pero no quería o no podía darle demasiada importancia.

La realidad es que el término estrés es utilizado quizá muy a la ligera y suele formar parte de nuestro vocabulario habitual. Pero, ¿cuándo podemos afirmar que estamos estresados realmente? ¿Cómo ponemos remedio?

Hoy hablo sobre ello, sobre mi experiencia. Pincha aquí.

miércoles, 6 de abril de 2016

Learning is fun: 7 cosas que los niños deberían aprender en el colegio



"Mamá hoy me he aburrido en clase". ¿Alguna vez tus hijos han llegado a casa diciéndolo? Rayo sí y es algo que me preocupa enormemente. Está claro que las clases serán buenas o malas dependiendo de cada profesor. Si sólo desean cubrir el expediente los niños no disfrutarán y se aburrirán. No creo que sea tan difícil darse cuenta que el mejor vehículo para el aprendizaje es la diversión.

Hoy hablo de aquellos cosas que creo deberían aprender los niños en el colegio, más allá de las asignaturas habituales. ¿Primeros auxilios, cuidar un huerto? Pincha aquí para leer más.